“Soy de esa clase media que le molesta”

Carta de lectores de diario Clarin. por  Alicia Colellia

Yo soy una sufrida representante de la clase media, cada vez menos media, y más proletaria. Nieta de inmigrantes, no tengo otra cultura que la del trabajo, y me levanto todas las mañanas, como millones de argentinos a intentar llegar a mi ocupación, si los piquetes, los del subte u otras vicisitudes me lo permiten. Es necesario esforzarme para tener casa y educar a mi familia, para que sean pensantes y puedan elegir libremente, sin condicionamientos o manipulaciones.
Sí, señora Presidenta, soy de esa clase media que parece molestarla mucho más de lo que a mí me molestan los “morochos”, parafraseando su discurso del martes 14. Me parece que tiende a olvidar que esta clase media, tan deleznable, es la que mantiene activos los engranajes de la Nación. Gracias a nosotros que nos esforzamos, pagamos nuestros impuestos, aunque a veces algunos de nosotros perdamos el presentismo por llegar tarde porque el puente está cortado por una protesta. ¿Qué pasaría si la clase media, esos desacatados que no la tenemos a usted como modelo (y que bien le valdría recordar que también gobierna para nosotros) decidiera hacer un piquete real y efectivo y dejara de pagar todos los impuestos, la jubilación, etc? Si quedara toda la clase media fuera del sistema. Y cada vez nos damos cuenta que igual estamos fuera del sistema. Que nuestro rol dentro del mismo es pagar y pagar los devaneos demagógicos del gobierno de turno. Pero cuando se trata de beneficios, somos los que menos acceso a beneficios tenemos. Imagino que estará esbozando una media sonrisa, pensando: “No puede”. Le aseguro, que la clase media tiene imaginación y recursos. No se confíe. Con que la cuarta parte de nosotros se salga del sistema y deje de pagar la mitad de los impuestos que pagamos, no hay que hacer muchas cuentas para darse cuenta de que la economía colapsa. No deje que lo pensemos mucho, señora Presidenta. Hoy, soy yo quien lo piensa. Mañana, será toda la clase media.

En mi opinión personal quizás sea el momento de pensar en utilizar los 33.000 millones,  que se utilizan en subsidios, de otra manera. La llamada moratoria previsional permitió que 2.360.000 personas que no realizaron sus aportes o no pudieron completarlos accedieran al haber mínimo.  ¿ a quién beneficia el subsidio que se hace notar en las facturas de las distribuidoras?

Anuncios