Los crímenes de la Condesa. La mujer mas mala de la historia.

Por el año 1604,  comenzaron a correr rumores de que algo siniestro ocurría en el castillo de Cachtice en Hungría. La Condesa Isabel Báthory  practicaba brujería “magia roja” y para ello utilizaba la sangre de jóvenes. 

Isabel, viuda a los 44 años y luego de echar de su castillo a su odiada suegra, tomó a las jóvenes que ésta protegía y las llevó a los sótanos donde recibieron los catigos que, en su opinión se merecían. Obsesionada por la belleza, se cubría con la sangre de sus víctimas para mantenerse jóven, en una época en la que una mujer de 44 años se acercaba a la ancianidad. Cuenta una leyenda que la condesa vio a su paso por un pueblo, a una anciana decrépita y se burló de ella. La anciana la maldijo diciéndole que ella tabién estaría como una vieja en poco tiempo.

Obligados por los rumores descontrolados, la justicia ordena una investigación al Conde Thurzó (primo y enemigo de la condesa) en el castillo de Cachtice. Dicha investigación reveló numerosas muchachas torturadas en distintos estados de desangrado y montones de cadáveres por los alrededores. Se encontró además a una sirvienta tirada en el patio, en estado agónico debido a una paliza que le había fracturado todos los huesos de la cadera; en el interior se encontró con una muchacha desangrentada y otra aún viva con el cuerpo agujereado; una decena de jóvenes que aún respiraban en los sótanos encerradas. Debajo del castillo exhumaron los cuerpos de 50 muchachas más. La investigación concluye con 612 mujeres entre 11 y 26 años torturadas y asesinadas.                              

En 1612 se inició un juicio en Bitcse. La condesa se negó a declararse inocente o culpable, quienes si lo hicieron fueron sus colaboradores, el mayordomo, que testificó que en su presencia se habían asesinado, como mínimo, a 37 muejeres solteras, 6 de ellas las había reclutado él mismo.  La acusación se centró en los asesinatos de las jóvenes nobles, pues los de las siervas no tenían importancia para la sociedad ni para la justicia de la época.

Todos fueron culpables: los seguidores de Isabel fueron decapitados y sus cadáveres quemados. Pero la ley impedía que una noble fuera procesada, asi que fue encerrada en su castillo. Los albañiles sellaron puertas y ventanas, dejando tan sólo un orificio para pasar la comida. La condenaron a cadena perpetua en confinamiento solitario, pena que también incluía la confiscación de sus propiedades.

El 21 de agosto de 1614, Isabel Báthory de 54 años, muere caída en el suelo, boca abajo,      después de haber pasado años sin ver la luz del sol. Pretendieron enterrarla en la iglesia del  pueblo, pero los habitantes decidieron que era una aberración que la “señora infame” fuera  enterrada en un lugar sagrado. Tuvieron que sepultarla en otro pueblo lejano a éste.

Todos sus documentos fueron sellados durante más de un siglo, y se prohibió hablar de ella en todo el país.

En http://www.cuevana.com/peliculas/601/the-countess/ podrás ver una adaptación cinematográfica de 2009.

Anuncios